Estancia Tourmalet: Barèges-La Mongie

UNA PISTA ESQUIABLE LLENA DE SENSACIONES, PERO TAMBIÉN DE TRADICIONES.

Siendo la más grande de los pirineos franceses, la estación del Grand Tourmalet cuenta con más de 100 km esquiables, 69 pistas y 28 remontes. A sus 2500m de altura es capaz de ofrecer un variado elenco de servicios a sus visitantes.
Pistas para todos los niveles, incluída la freeride del Pic du Midi de Bigorre.

Para los principiantes, la estación cuenta con diferentes módulos de aprendizaje. De éstas últimas la más representativa es sin duda la de “les 4 termes”, que ofrece vistas incomparables al Pic de Midi.

Esquiar en ésta estación te permite también sacar el máximo partido a tu potencial. En total  17 pistas verdes, 21 rojas, 7 negras  (además del espacio “nuevos deslizamientos”) que desembocan en 3 vertientes diferentes: Barèges, Artigues-Campan o el Taoulet. ¡Te toca elegir!
¡En verano, no olvides que es el lugar ideal para tus excursiones en el pirineo francés!

Actividades a la carta

Tu estancia de invierno en el Grand Tourmalet contará con todos los momentos de relajación que desees. Prueba la comida de los cinco restaurantes de altura de las pistas, o disfruta en familia de los paseos en moto de nieve o Snowcat, sin olvidar  las bajadas de pista nocturnas.

No olvides también que tienes a tu disposición los baños de agua caliente y puesta a punto de deportistas en  los centros de Aquensis (La Mongie) o Cieléo (Barèges).

Barèges y la Mongie, dos maneras de esquiar

Si decides esquiar en dirección Barèges, encontrarás un pueblo típico pirenaico, que te ofrecerá una tranquilidad inigualable. Esquiarás en un pinar, con auténticos y encantadores paisajes. Barèges es también una de las primeras estaciones de esquí  de los pirineos, lo que la hace auténtica y original. Además, para las delicias de sus visitantes, cuenta con 3 restaurantes en pistas.
Si decides esquiar en dirección La Mongie te encontrarás con el paraíso del freeride. ¡100% nieve, 100% diversión! Además, a pie de pista, encontrarás todo lo que necesitas para pasar unas vacaciones de 10.
En verano: todo un desafío para los amantes del motañismo.

Cómo parte de una de las etapas del Tour de Francia, el Grand Tourmalet es un lugar de encuentro de deportistas venidos de todos los rincones. En verano, la pista se convierte en el espacio idóneo para la práctica del montañismo en todas sus variantes. No te olvides de pasear por el Néouvielle y sus encantadores lagos. Descubre el verde valle de Campan y sus granjas, o “el balcón” de Lumiére con sus magníficas vistas.

Podrás pararte también en los pueblos locales, descubriendo sus costumbres y su cultura. ¿Te apasiona la arquitectura y tradiciones de los pirineos? ¡No dejes pasar ésta oportunidad! Y para celebrarlo… ¡Qué mejor que un baño relajante en sus aguas termales!