Estancia en Cauterets-Puente de España

Situado en el parque nacional de los pirineos, Cauterets es un auténtico pueblecito de montaña. Muy dinámico, elegante y con gusto, está dotado de un centro termal histórico. Con todos los servicios necesarios al alcance de tu mano (comercios, ocio, restaurantes, cines, casino o una pista de patinaje) se encuentra a tan sólo 7 km del parque nacional de los pirineos, en el que se encuentra el puente de España. Tanto en invierno como en verano, los paisajes nunca defraudan.


El placer de los deportistas

En invierno, bien sea para un fin de semana de esquí o unos días en Cauterets, la presencia de nieve está garantizada debido a las características holográficas y climatológicas del terreno. Deja que Cauterets te enamore con sus dos pistas de esquí, que tienen el tiempo de apertura más largo de toda la temporada. Si elijes Cauterets, estás eligiendo respirar aire puro en el circo de Lys, que cuenta con 24 pistas, 3 zonas para freestyle. Todo ello situado entre 1730 y 2450 m de altura. ¡Por no hablar de un Snowpark sin rival!


Si decides iniciar tu aventura hacia el puente de España, descubrirás una serie de actividades invernales y muy relajantes: ski de fondo, raquetas o trineos. Una estampa digna de los paisajes del norte de Canadá, al alcance de tu mano.
Por la noche, en la misma estación de Cauterets, podrás elegir entre la fiesta en los lugares de ocio común o la relajación en los baños de agua caliente del Rocher.


Paseos por las cascadas

En verano, si decides venir a visitar Cauterets, no te olvides de pasar por el puente de España, en el que descubrirás la maravillosa conservación de su fauna y flora. Es el lugar ideal para pasear, caldo de cultivo para excursiones y paseos por la montaña. Conoce el mítico lago de Gaube y su primer plano sobre el Vignemale, el punto más alto de los pirineos franceses (3298 m). Disfruta, también, de las telecabinas de Puntas, que ofrecen una vista de primera sobre las cascadas del puente de España.
Podrás tomar los diferentes caminos que comienzan en el puente de España y que te llevarán hacia el refugio de las Oulettes (frente al Vignemale) o al de Wallon (por el valle de Marcadau), característico por sus fauna de marmotas y sarrios.
El paisaje del circo de Lys es, sin duda, un lugar para redescubrir en todas y cada una de las estaciones del año. Puedes hacerlo a pie o en bicicleta de montaña, ya que hay zonas especialmente preparadas para estos medios de transporte y que están directamente conectadas con el pueblo.


En definitiva, un lugar para disfrutar durante todo el año y con muchas cosas que ofrecerte.